Agenda Cultural » Colectivo Cultural Maraño
Colectivo Cultural Maraño nace en 2008 en Río Grande, y se encuentra hoy celebrando sus 10 años y su 20º edición, con múltiples propuestas de formación, charlas, presentaciones en vivo, y mucho más.

¿Cómo nace el Colectivo Cultural Maraño y quiénes lo integran?
¿Cuáles fueron los primeros pasos que dieron como grupo?

Colectivo Cultural Maraño nace en el 2008 como un festival de arte itinerante y autogestivo de dos días de duración, y de carácter libre y gratuito. En él se incluye un espacio exposición de obras visuales (fotografía, pintura, dibujo, etc), un recital de 16 bandas y/o solistas distribuidos entre ambos días, lecturas de poesía, números de danza, performance, teatro, instalaciones, happenings y una feria de hasta 20 productores locales de los rubros principalmente gastronómico, textil, editorial y artesanías, entre otros.

La primera comisión constaba de 5 miembros fundadores de los cuales sólo uno se mantiene en la organización hasta el día de hoy. A lo largo de los años fueron ingresando y saliendo miembros, llegando al presente a la conformación de una comisión fija de siete miembros.

¿Cómo se fue modificando el equipo y la dinámica de trabajo durante estos años? ¿Se amplió? ¿Se sumaron nuevos actores, nuevas actividades?

Actualmente los 7 miembros se dividen principalmente en equipo de técnica y de gestión, cubriendo áreas de diseño, audiovisual, sonido, logística, comunicación, planificación y ejecución para el desarrollo de los proyectos del Colectivo. De esta manera, se fue profesionalizando nuestra labor en el quehacer del rubro y a partir de las herramientas adquiridas en la experiencia a lo largo de estos años. A raíz de esto, se expandió el proyecto, pasando de hacer sólo el tradicional festival de dos días, a tres nuevas alas que se suman a nuestra propuesta: Krakeyen (del Selknam; aprender), que envuelve el sector formativo a través de la realización de charlas y talleres; Estalactitas en la lengua, la sección editorial dedicada a la literatura; y Marañito, que incluye actividades dedicadas a niños y niñas.

¿Qué les gustaría destacar de la edición 2019 que está por comenzar?

La 20ª edición inaugura tanto Krakeyen como Marañito. Durante 5 días, del 11 al 15 de febrero, variados agentes de la escena local estarán dictando una serie de 32 talleres, charlas, debate y exhibiciones en 22 lugares distinto de la ciudad de Río Grande. De esta forma nos planteamos multiplicar el foco de artistas y trabajadores de la cultura que se han nucleado alrededor del Colectivo como un espacio de vinculación y desarrollo de nuevos proyectos; como así también ampliar la llegada de estas propuestas la comunidad en general. Por esta misma vía pretendemos hacer visible la cantidad y variedad de espacios a disposición que albergan y acompañan proyectos culturales.

¿Qué es lo que más disfrutan de todo el proceso de organizar un encuentro como Maraño Krakeyen o el Festival Maraño?

Lo que más disfrutamos es darnos cuenta de la cantidad de artistas, hacedores culturales y formadores con que contamos a nivel local, su entusiasmo y predisposición para trabajar en conjunto y construir redes que nos fortalezcan. Por otro lado, nos nutre como agrupación darnos la posibilidad de poner en práctica todas las herramientas que fuimos adquiriendo en el quehacer del festival. A esta altura funcionamos, además de como equipo de trabajo, como una familia con sus aciertos y errores, y disfrutamos también de poder crecer juntos en esto que con tanta vocación nos proponemos hacer.

¿Qué oportunidades y desafíos identifican en Río Grande a la hora de llevar adelante acciones en el campo cultural?

Creemos que hay más oportunidades que dificultades a la hora de encarar proyectos culturales en la ciudad. Siendo una provincia tan joven, hay mucho por hacer y es nuestra responsabilidad accionar y exigir al respecto, en nuestro caso, en el rubro cultural, para que la escena crezca y se fortalezca desde nuestras propias necesidades como comunidad. Tanto los espacios culturales como sus agentes, en general, facilitan y acompañan ésta labor con buena voluntad. Por otro lado, es una realidad la falta de capacitación en ciertos sectores, lo que dificulta la ejecución en algunos casos, como así también la falta de oferta académica y formativa respecto de las herramientas que propicia la gestión cultural. En este sentido, uno de nuestros desafíos se centra en la profesionalización de nuestra práctica, dirimiendo trabas burocráticas y otros conflictos muchas veces innecesarios que dificultan el objetivo de llevar adelante proyectos para la cultura local. Otro de nuestros desafíos es fomentar la continuidad de espacios de vinculación y puesta en común para artistas y trabajadores de la cultura, profundizando en los intereses y el desarrollo de proyectos que tengan alcance a la comunidad.

¿Cómo proyectan / imaginan el colectivo en los próximos años?

Proyectamos para los próximos años la continuidad tanto de Krakeyen, Estalactitas en la lengua, Marañito y el Festival, no sólo como eventos aislados de única vez, si no como actividades que puedan suceder durante el año. De esta forma, nos proponemos empezar a funcionar como una especie de productora cultural, que desarrolle y a la vez acompañe proyectos de otras organizaciones dentro de la índole. Proyectamos además, muy a largo plazo, la formación de una red de trabajo regional, con distintas ciudades de la Patagonia (argentino-chilena), para la realización proyectos en conjunto como ser festivales, residencias, intercambios, sólo por nombrar algunas de todas las cosas que se pueden desarrollar.





Volver a entrevistas