Agenda Cultural » Festival Internacional de Cine de Montaña Ushuaia Shh...
El Festival Internacional de Cine de Montaña Ushuaia Shh... (F.I.C.M.U.S.) es un proyecto cultural y educativo nacido,  producido y desarrollado en Ushuaia, Tierra del Fuego. Conversamos con quienes lo llevan adelante de manera sostenida desde hace 11 años.

¿Cómo nació el FICMUS y quiénes lo realizan?

El festival surgió hace ya 11 años, como muestra cinematográfica, realizada por un reducido grupo de amigos que se reunía para ver proyecciones audiovisuales y fotografías de expediciones locales, con el fin de poder compartir las aventuras que ofrece el entorno natural de Ushuaia.  A partir de allí se gestó la idea de convocar a más gente, además de los amigos, y realizar  una convocatoria donde el cine, el deporte y el amor por la montaña sean los protagonistas, fundamentalmente motivados por la necesidad de conservar, valorar y fortalecer la cultura de montaña del lugar.
En Tierra del Fuego habita actualmente una gran diversidad cultural, que nutrida de contenidos apropiados podrá construir una identidad.
Con este fundamento se crea y se sostiene el FICMUS, ya que propone el encuentro entre cineastas, realizadores, artistas, fotógrafos, músicos, guías de montaña, andinistas, esquiadores, deportistas, historiadores, científicos, niños y el público general, para dar sentido y fortalecer la construcción cultural propia de una ciudad al pie de la montaña.
Aquella idea inicial se convirtió rápidamente en un Festival Internacional de Cine, formalizando con  el objetivo de brindar un espacio de encuentro dedicado a la cultura de montaña.
FICMUS es principalmente un proyecto cultural independiente. El grupo de trabajo es muy dinámico, cambia en función de las propuestas y disponibilidad de las personas que quieren participar, cada uno realiza su aporte desde el compromiso y el deseo de mejorar el proyecto, y lo hacen  por el placer de ver realizado el objetivo y brindar más a la comunidad
La planificación, organización, programación y producción, así como la gestión de financiamiento, es producto del trabajo no rentado que realiza el equipo del Festival, que en la actualidad es integrado por unas treinta personas. Es por ello que todas las actividades y funciones son gratuitas, abiertas al público y se desarrollan en diferentes espacios de la ciudad, para alcanzar a todos, haciendo del Festival una celebración para todos en la ciudad.

¿Qué actividades contempla el festival? ¿Fue cambiando la propuesta de actividades de una edición a otra?

El FICMUS tiene una estructura primaria basada en las funciones de cine, con películas en muestra y las películas en Competencia Internacional.
También forma parte del núcleo del Festival, el Programa Educativo "La montaña me importa". Los talleres, conferencias, charlas, fiestas, encuentros al aire libre, música en vivo, muestras artísticas y demás actividades que se programan durante el Festival, son producto de la articulación con instituciones o personas de la cultura y el deporte, de las artes o de la ciencia, que de alguna manera tienen una propuesta enriquecedora para compartir con el público del Festival, ampliando y modificando la estructura primaria del Festival.

¿Cuál es el espíritu del festival? ¿Qué valores/imágenes/experiencias en relación al cine y a la montaña buscan transmitir?

El FICMUS se consolidó como un espacio de encuentro, un espacio de reflexión acerca de la vida del hombre, las sociedades y el entorno natural, con la intención de concientizar en temas relacionados a las formas  culturalmente enriquecedoras de habitar un entorno de montaña.
Otros objetivos que tomaron fuerza al transitar este camino fueron:
Vincular las diferentes comunidades cordilleranas de nuestro país y del continente sur americano a través del relato audiovisual.
Brindar un espacio de reconocimiento y difusión al trabajo audiovisual latinoamericano que permita su promoción internacional.
Educar en el  cuidado y respeto por nuestro entorno natural, difundiendo sus riquezas y valorando las oportunidades.
Brindar un espacio de difusión de los proyectos científicos, el tratamiento de temáticas y problemáticas vinculadas a los ambientes de montaña.
Fortalecer vínculos que faciliten el arraigo de quienes habitan nuestra ciudad
Incentivar la producción audiovisual local como medio de expresión cultural.
Incrementar la realización y difusión del género de cine de montaña.

¿Cómo organizan el trabajo para llevar adelante cada edición?

En todos estos años hemos tenido diferentes experiencias que nos llevan a romper estructuras de trabajo y a seguir aprendiendo.
El equipo del FICMUS es dinámico, año tras año se transforma y los desafíos se vuelven la realidad.
El trabajo de cada nueva edición comienza antes de que finalice la anterior. Siempre quedan ideas pendientes, nos quedamos con ganas de invitar a alguien o películas que por los tiempos no fueron incluidas en el programa.
En el mes de febrero comienza el trabajo más intenso, se realiza un primer esquema general del Festival, y se comienzan a gestionar algunos de los avales y financiamientos, pensamos un tema que sea el eje de trabajo transversal y comenzamos a investigar y tomar contacto con posibles invitados. Paralelamente se lanza la convocatoria a películas en competencia, que culmina en el mes de abril/mayo.
Para esta etapa del año ya tenemos avanzada gran parte de la producción, ya que el programa general (charlas, talleres, presentaciones artísticas, etc) van de la mano del financiamiento.
La elección del jurado, la selección de las películas en muestra, y finalmente la selección de películas que participarán de la instancia competitiva del Festival son una etapa posterior.
Es un trabajo muy arduo el visualizar el material recibido, ya que cada año son más películas y de excelente calidad.
Para el mes de junio ya tenemos definidas las películas, se van cerrando las actividades complementarias, el contenido del programa educativo, y se inicia el trabajo de arte y contenido que luego dará lugar a las piezas de comunicación.
Para el mes de julio, ya el tiempo es insuficiente, los días pasan volando y la producción se hace de manera más exigente para llegar preparados al inicio del Festival.

¿Qué es lo que más disfrutan de llevar adelante este proyecto?

Lo que más disfrutamos es el resultado. Finalizada una edición FICMUS nos queda una sensación de que todo el esfuerzo valió la pena, por la sonrisa de la gente cuando sale de la sala, por el acompañamiento del público, por la expectativa que genera. Porque vemos que es un proyecto que moviliza, inquieta y da alegría a muchas personas que disfrutan de ser parte de una comunidad de montaña.

¿Qué sienten en relación a la respuesta del público durante estos 10 años? ¿Creció, se modificó?

El público creció, por supuesto, pero en el sentido de que maduró: es más propositivo, activo y mayoritariamente es público local, algo que nos enorgullece ya que el FICMUS es un evento realizado por y para la comunidad de Ushuaia.

¿Qué expectativas o deseos tienen para la continuidad del proyecto?

Emprender nuevos desafíos, acompañados por personas que tengan ganas de afrontarlos.




Volver a entrevistas